Páginas vistas en total

martes, 22 de agosto de 2017

ABORTO, CARNAVAL DE LA HIPOCRESIA



                                ABORTO LIBRE



No puedo evitar escribir, sobre el gran carnaval de la hipocresía, desatado en Chile sobre LA LEY del aborto.









Empezare por decir lo  injusto que las instituciones religiosas, y otras  agrupaciones influidas por las primeras, que condenan el aborto para proteger a alguien que no ha nacido, y que según ellos, lo califican de asesinato

Me gustaría ver y oir, de parte de los mencionados más arriba,  la preocupación, la gran preocupación por los niños que han nacido, que viven en hogares descompuestos, que no tiene acceso a la sanidad digna, que tienen frio, que no tienen la comida necesaria, a los niños que son violados permanentemente  por sus parientes directos, por sus enseñantes, ¿Cómo lo califican?.......

Un gran pedagogo y amigo, CARLOS MARTINEZ decía “LA POBREZA ES HEREDITARIA”

Mientras todos discuten a favor o en contra del ABORTO, se olvidan   que hay, ha habido, y abran, mujeres que desean interrumpir el embarazo.
Como el aborto, no es legal y además perseguido por la justicia, estas mujeres recurren a cirujanos amigos que actúan “clandestinamente”, y cobran en efectivo enormes honorarios.

También suelen recurrir a los países que la interrupción del embarazo es aceptada.
En España, cuando el ABORTO estaba prohibido, las señoras bien, viajaban a Holanda, Gran Bretaña, y otros países, y era frecuente ver los vuelos de los fines de semana con muchas  mujeres, y  esta interrupción vale dinero, ya se imaginaran  que señoras viajaban, eran de clase acomodada y seguramente algunas .muy creyentes, y participantes de las marchas que se organizaban masivamente,  EN PRO DE LA VIDA, DE LA FAMILIA, DEL MATRIMONIO.

Se olvidan los que se oponen al ABORTO,  lo que hacen las  mujeres de menos recursos  que para interrumpir su embarazo recurren a las curanderas clandestinas, sin conocimientos de medicina, sin la asepsia adecuada, sin anestesia y el raspaje si sale bien, ¡bien¡, y si no hemorragia vaginal , la muerte  o a urgencias de un hospital.
En Santiago hay más clandestinos de lo que se imaginan.
Acepto toda la problemática de la  mujer que toma la decisión de abortar, consciente  que tiene que enfrentarse a su conciencia, a sus principios, y  a la decisión del hombre, sea pareja,  marido, amante,  u hombre.

Me parece una falta de respeto a la mujer, que se discuta, si desea interrumpir el embarazo,  si está embarazada de un violador.

Sigo pensando que no es digno que se discuta y en muchos casos se acepte, proteger al que no ha nacido, por delante de la mujer violada, de sus sentimientos, de sus miedos, de la destrucción de su vida sexual futura. 
Es poco serio la discusión de otras dos causales, poniendo siempre la protección  del que no ha nacido, por delante de la mujer.

Sinceramente acepto el aborto libre
SIEMPRE efectuado por un profesional, en un quirófano, hasta con anestesia, para asegurar la vida de la mujer, que por las razones que sean, ha decidido interrumpir su embarazo.
Podemos decir también que en los casos que una mujer tome esa trascendente decisión, debería ser aconsejada por sicólogos, psiquiatras, por especialistas  e instituciones humanitarias para que reconsiderara su posición, ayudaria si ella supiera que su hijo estará protegido por la sociedad, y si es soltera, que su familia no la repudiará, como suele ocurrir todavía en algunos lugares de la tierra.

Mascota de Pep
Creo firmemente que si se acepta la interrupción del embarazo, pensando siempre en la dignidad de la mujer, derribaremos de una vez la GRAN HIPOCRESIA  QUE INUNDA LA SOCIEDAD, y  nos libraremos de consignas clericales, que no tiene otra finalidad, más que la dominación.
 El ABORTO LIBRE, voluntario, salvara muchas vidas de mujeres, y otras lesiones vaginales, cometidas por clandestinos, que sin ni siquiera lavarse las manos, y con mucha audacia, realizan miles de abortos diarios. Si es libre se podra hacer en un quirofano y un medico cirujano, con la seguridad sanitaria correspondiente.

Mientras se discute la ley que si, que no, que si es un asesinato y otras especulaciones intelectuales, hay mujeres que deciden hacerlo y recurren a lo peor que puede suceder en la vida de una mujer, a un clandestino, en las ciudades grandes hay cientos de curanderos, por llamarlos de alguna manera.

Jordi Pallés Puche.  
23.8.2017  
Santiago Chile



No hay comentarios: