Páginas vistas en total

sábado, 7 de enero de 2017

LONCOCHE RESPUESTA A LA VIDA


VOLCÁN VILLARRICA EN ERUPCIÓN, VISTA  DE LA OFICINA DE PEP
   

Sabíamos todas las respuestas pero nos cambiaron las preguntas.

La estación del ferrocarril,y al fondo, la camioneta Chevrolet 56, de la
lechera,
 
Hotel Plaza, Loncoche, su nombre no proviene  del griego, ni del latín,  estaba en la plaza,
 Pep solo con una maleta, llego en la tarde, en un lugar, a esa hora muy  tranquilo, en el centro de la Araucania, equidistan te de Temuco y Valdivia,con el volcán Villarrica al fondo, los días de Sol, se podía contemplar la belleza de esa montaña, que parecía que estaba hecha especialmente, para ser contemplada, con su fu-marola permanente, pero durante meses la lluvia lo tenia escondido, casas de madera, muchas bonitas, otras no tanto, calles algunas sin pavimentar, barro, luz eléctrica, con sorpresas, proporcionadas por el viento o la lluvia.

Pep describe la primera impresión del recién llegado a un pueblo y a un hotel que en un principio le era hostil, porque ahí vivía el Sr. Romero, el ex administrador de la planta lechera, y según se decía tenia un romance con una de las dueñas,y Pep lo tenia que reemplazar, no en el romance sino en el trabajo
1990, MUNICIPALIDAD DE LONCOCHE, CON ARLETTE
PALLES, DE VISITA AL PUEBLO QUE LA VIO CRECER,
LONCOCHE, 26 AÑOS DESPUÉS
En ese Hotel,  vivían algunos personajes del pueblo, lo que se ha dado en llamar las fuerzas vivas, el Sr. Juez, el Dr. Veterinario, la jefe del registro civil, la jefe de la Seguridad Social, pero de su importancia civil, se entero, los días siguientes.


Era el primer día, hacia una horas que estaba en la oficina, de la planta lechera, y al posesionar me del sitio de trabajo, faltaban los clásicos del escritorio, papel, sobres, bolígrafos, lapices, etc. y fue a la librería, la única del pueblo, y pedí lo que se necesitaba, y al pagar la cuenta, no tenia bastante dinero, (no se habían inventado todavía en Chile las tarjetas de crédito o débito), y le dije a la señora muy amable, que me estaba atendiendo que iría a buscar mas dinero, y me respondió --"no se preocupe, lleveselo y ya lo pagara"-- ante la cara de asombro de Pep, acostumbrado a la gran ciudad, la señora le dijo, --" Usted debe ser el nuevo administrador de la lechera, ¿verdad?"...... si,si dijo Pep,...tímidamente.......
¿como lo sabia?, si hacia pocas horas que había llegado, ya se había difundido la noticia, que Pep, estaba en el pueblo.
UNA CALLE DE LONCOCHE, A LA IZQUIERDA
UN COLEGIO Y A LA DERECHA, CON UN FLECHA,
LO QUE SERIA EL CENTRO BAHAÍ, 1962-1965

Los primeros cuatro o cinco días fueron de sol, final de septiembre, y empezó a llover, y frente a mi oficina, se estacionaban los vehículos, el suelo era de tierra, y empezó a formarse un charco, que día a día crecía, hasta que el agua cubría la superficie y ya no era un charco era una pequeña laguna, de barro. y como en aquel bolero de Manzanero, "llovía, llovía, llovía...".

Pep, tenia que aprender a vivir con el clima, hasta tenia que cambiar de vestimenta, y de otras cosas para adaptarse a la vida de un pueblo del Sur de Chile, a 750 Km. al sur del gran Santiago, sin carreteras pavimentadas, porque el cemento llego el año 1959, hasta Linares.
El viaje se hacia con tren dormitorio Santiago Puerto Mont, había otro tren mas elegante que el viaje se hacia durante el día y llegaba en la noche a Santiago y con gran sacrificio por tierra, nunca mejor dicho.
PUENTE DE LA LECHERA SOBRE EL RÍO CRUCES.

Mas arriba hablaba de la lluvia,fue tanta, que como cada año, el río Cruces se salio de madre, y era tal la subida del río, que como se ve en la foto, casi llega al nivel del puente, lo que en un pueblo tranquilo que nunca pasa nada, aquello tenia su interés.
Cada año, ese puente de madera  su resistencia era probada, el río arrastraba grandes troncos de arboles y algunos venían atravesados y golpeaban el puente, y las viejas maderas chirriaban de dolor, y toda la estructura se balanceaba.

Hasta que un año, lo tuvieron que reforzar al estilo chileno y pusieron un letrero, "Se prohibe el paso de camiones de mas de tres toneladas", firmado por OBRAS PUBLICAS DEL ESTADO.
 Pep, tenia que buscar una casa para que Jacquelin y Ginesta pudieran venir a vivir a Loncoche, y así por fin formar una familia.
No era fácil, no había casas para alquilar, y las que habían estaban ocupadas. Hay que recordar que las comunicaciones eran escasas y muy caras. Los servicios telefónicos eran con una centralita, y los terminales de magneto, había que darle vueltas a la manivela y pedir "conferencia, tiempo y  tarifa",  y la operadora contestaba, --"Hay media, una hora o mas de demora.........."
COPIHUES ROJOS, LA FLOR SÍMBOLO DE CHILE
Con Jacquelin, se comunicaban  por carta manuscrita,  por correo, el cartero era todo un personaje, pero Pep retiraba  las cartas en la oficina de correos que estaba en la plaza, todo estaba en esa plaza, la Seguridad Social, la gobernación, el registro civil, Impuestos internos, tesorería de la república, teléfonos, la Municipalidad y el Hotel. También los Bomberos, con carro bomba, mangueras, y todo lo necesario para apagar lo que hiciera falta. Hay que destacar que en Chile los bomberos son voluntarios, no cobran


JORDI PALLES











































.

No hay comentarios: