Páginas vistas en total

jueves, 3 de enero de 2019

UNA TERRAZA EN VIÑA DEL MAR



 LA TERRAZA DEL SHERATON MIRAMAR.

UN AGRADABLE OASIS EN VIÑA



VISTA DE LA CAFETERIA CON UNA ESPECTACULAR
ESCULTURA COLGADA DEL TECHO
Viña del Mar, una ciudad jardín, rezaba la publicidad hace muchos años, muy agradable en invierno, y en verano la disfrutaban los Santiaguinos, los que tenían apartamentos, los que alquilaban y los que querían ir al "Casino" a jugar, a cenar, o al espectáculo, siempre de primera calidad.
Los visitantes bien vestidos y las señoras lucían sus mejores ropas, los escotes permitidos en la época y las joyas.
La ciudad estaba limpia y algunas avenidas de ensueño, y los santiaguinos escapaban a Viña, porque sino no eras nadie socialmente, había que ir a Viña, después de una fiesta, el fin de semana, es decir había que ir a Viña.
TERRAZA CASI ENCIMA DEL MAR

La QUINTA VERGARA, donde empezó el Festival del verano, cuando se llenaban las sillas la gente educada mente se ponía sentada en el pasto del cerro, el ambiente festivo, pero de nivel.

Pero como las playas de los alrededores se habían masificado, las personas que venían en tren a Cartagena, San Sebastian, y en Bus a El Tabo, El Quisco, Algarrobo se empezaron  a ir hacia el norte,
Tengo la impresión que la municipalidad quiso copiar el desastre urbanístico de Benidorm, cuyo festival premió a los que después serian estrellas, Raphael, Julio Iglesias......ahí nacieron entre el cemento.
CLIENTE SATISFECHA, FELIZ
En Viña no quisieron quedarse a tras, y vamos haciendo edificios, muchos edificios, dejando un espacio reducido para poner la toalla en la playa, la toalla siempre que sea pequeña, no esta permitido ni la toalla de baño, no cabe.
MATRIMONIO POSANDO PARA LOS NIETOS

Llega la masificación, y el ambiente se deteriora, falta solamente que en la playa hagan asados o que la gente se lave el pelo, con champú a la orilla de la playa o que los jóvenes pongan la música "maquina"o eléctrica, o como la llamen, a todos los mega decibeles de turno en fila india.

Escapando del gentío, y a la ordinariez, se nos ocurrió entrar al  SHERATON MIRAMAR, Y DESCUBRIMOS UNA TERRAZA  AL LADO DEL MAR, FANTÁSTICA Y PUDIMOS ELEGIR ENTRE ESTAR EN EL INTERIOR CON AIRE ACONDICIONADO O  A LA SOMBRA DE UNA "SOMBRILLA".

CLIENTE EN LA RECEPCIÓN
La atención de la camarera, excelente, con una sonrisa delicada para atender, se llama Jeanette, muy preocupada de nuestra comodidad.
Al despedirnos vino el supervisor o el Chef, para preguntarnos si todo estaba bien y si estábamos satisfechos, el estacionamiento estaba incluido en el precio de la consumición.
La comida que pedimos, muy bien presentada y de acuerdo a lo que habíamos solicitado.

Esta experiencia fue el día 02.02.17, a las 14.21 horas
Pasamos unas horas muy agradables en la hermosa terraza, casi encima del mar.

JORDI PALLES P.
Santiago Chile
ESCULTURA  A LA ENTRADA DE LA TERRAZA









HERMOSAS FLORES
A LA ENTRADA

No hay comentarios: